Samsung anunció que volverá a poner a la venta en Europa su “phablet” Galaxy Note 7 el próximo 28 de octubre, después de que a comienzos de este mes tuviera que retirarla del mercado tras reconocer que las baterías de varios equipos sufrieron problemas de ignición.
Además de suspender su comercialización el 2 de septiembre, que había comenzado el 19 de agosto, la compañía surcoreana llamó a revisión todos los Note 7 vendidos hasta la fecha.
La tecnológica reconoció a principios de septiembre 35 casos documentados de terminales que ardieron durante la carga debido a baterías defectuosas.
Según la compañía, todos los clientes europeos que compraron el Note 7 recibieron mensajes de seguridad instándoles a que se acogieran al programa de sustitución, así como una actualización de software para limitar la carga máxima de la batería al 60% y evitar así más casos de ignición.

Fuente: Expansión