Kim Kardashian fue asaltada este miércoles por segunda vez en dos años por Vitalii Sediuk, que intentó agarrarla por la cintura y plantarle un beso en el trasero mientras se dirigía de su vehículo al restaurante L’Avenue de París, donde se encuentra para acudir a los eventos de la Semana de la Moda de París.
Ahora Sediuk, conocido por hacer bromas pesadas a celebridades como Leonardo DiCaprio o Brad Pitt sobre la alfombra roja, ha querido explicar sus acciones a través de su cuenta de Instagram, alegando que su intención era animar a la protagonista de ‘Keeping Up with the Kardashians’ a ser un buen modelo de conducta para las jóvenes.


Fuente: Quien