Nunca te preguntes qué es lo que haría yo. Sólo haz lo que está bien”. Fue uno de los últimos consejos de Steve Jobs a su sucesor, Tim Cook, pocas semanas antes de morir a causa de una breve pero intensa batalla contra el cáncer de páncreas.
El 5 de octubre de 2011, a los 56 años, Jobs, uno de los visionarios tecnológicos más prominentes del último siglo, fallecía dejando tras suyo una huella imborrable en el área tecnológica, además de un legado de películas biográficas, documentales y libros que resumían su inagotable desarrollo de aparatos innovadores y futuristas y que en muchos casos eran desconocidos hasta que él creó la necesidad de utilizarlos.
Apenas un par de semanas antes de su muerte, Jobs había renunciado a su puesto de presidente ejecutivo en Apple, dejando a su mano derecha como el delegado y máximo responsable de la compañía. Fue entonces cuando surgieron dudas sobre la idoneidad de Cook para el cargo.
El estatus mesiánico de Jobs pesaba como una cruz difícil de cargar, más aún con las expectativas de los fanáticos de la marca, el aún tímido despegue de la plataforma Android y el carisma impuesto por la delgada figura del cofundador de la empresa, con una conocida historia que lo recuerda como el salvador de una compañía que junto a Steve Wozniak habían levantado en un pequeño garaje californiano.
Cinco años y varias generaciones de iPhone después, Cook no sólo mantuvo el liderazgo de la empresa, sino que aumentó su valor a cerca de US$750 mil millones en febrero de este año, una gran diferencia con los US$337 mil millones de Apple en 2011, y con utilidades netas de 53 mil millones de dólares en 2015, superior a la combinación de Facebook, Amazon y Microsoft.
Aún así, muchos expresan sus dudas ante el futuro: las ventas del iPhone y del iPad han disminuido por la saturación del mercado, y el Apple Watch, su promocionado reloj, no se ha convertido en un aparato exitoso.

El (incierto) futuro
Según las decenas de historias que pululan alrededor de una marca tan hermética como Apple, existen algunos productos que Jobs dejó “listos” antes de fallecer, como el Apple Watch, el sistema de pago Apple Pay, el lector de huellas, el iPhone 5 y el ultra rumoreado “proyecto Titán”, el auto eléctrico inteligente de la marca, que competiría con Tesla de Elon Musk.
Se cree que la realidad aumentada, un sector que en el último tiempo ha adquirido notoriedad gracias a aplicaciones como Pokémon Go, sería parte de la visión de Tim Cook, quizá un reto que tal como la eliminación del puerto de audífonos de los nuevos iPhone 7, estaría dispuesto a correr.
Mario Romero advierte que a este ritmo, “como concepto a Apple le quedan dos o tres años más de vida, pero necesita una inyección creativa urgente antes que las empresas chinas o Samsung lo alcancen en términos de innovación”.
“Es lo que se le exige por ser la empresa más importante del planeta: no quedarse de brazos cruzados”.

Fuente: La Tercera

Entradas relacionadas:

¿Adiós al iPhone X? Apple lo retirará del mercado Apple estaría planeando retirar del mercado la primera generación del iPhone X una vez lance el nuevo modelo de su teléfono este 2018, según el analista de KGI Securities, Ming-Chi Kuo, reconocido por acertar en sus predicciones sobre la compañía de ...
Los AirPods ya están disponibles en la Apple Store Ha costado, pero parece ser que por fin Apple ha conseguido el stock suficiente de los AirPods para ponerlos a la venta a nivel mundial. Tal y como prometió Tim Cook, llegaron a tiempo. Y es que si nos dirigimos ahora mismo a la Apple Store Online (e...
Apple Music ofrece el 50% a estudiantes en México Parece que Apple está empeñado en aumentar la base de suscriptores a su servicio de música en streaming, Apple Music, ya que al no contar con plan gratuito tienen que pensar en otras estrategias para llamar la atención de los usuarios, y así tratar d...
Los iPhone 7 también explotan ¿Pero qué está pasando este año con los móviles? A Samsung, además de explotarle el Galaxy Note 7, ahora lo hacen sus lavadoras. Pero como en el mundo de los smartphones todo es copiarse, parece que Apple ha querido unirse a esta moda de autodestruir...