Para aprovechar la creatividad innata a cada individuo requiere hacer cambios en nuestra rutina diaria en nuestro trabajo.
Es necesario romper con todos aquellos hábitos destructivos que limitan nuestro potencial creativo, como pasar una gran parte del día en el correo electrónico o ceder a las distracciones persistentes.

Tiempo para pensar
Para empezar, darse tiempo para pensar y reflexionar en voz baja. Consiste en aplicar prácticas de mindfulness para comprender nuestro proceso cognitivo y liberar nuestro proceso creativo.

Gestionar el estrés
Aprender a gestionar el estrés sobre sus deficiencias y fracasos. Evidentemente esto es mucho más difícil de aplicar en en aquellos perfiles orientados al logro de objetivos, pero nadie puede ser creativo sin fallar.

Centrarse en lo que te hace feliz
Las emociones positivas que se sienten cuando se está conectado tanto a nuestros propósitos personales, como profesionales y de organización favorecen orientar nuestro proceso creativo dentro de los intereses de la organización, incluso cuando las cosas son difíciles.

En definitiva, no se puede ser creativo en nuestro trabajo si no sabemos gestionar el estrés que produce nuestro desempeño y no dedicamos tiempo a reflexionar sobre lo que hacemos, ya que, a menud nos centramos en lo urgente y no en lo importante.

Fuente: Pymes y Autónomos

Entradas relacionadas:

Día Internacional de la Creatividad e Innovación El Día Mundial de la Creatividad y de la Innovación es una iniciativa global para apreciar y debatir la importancia de la creatividad y de la innovación en el mundo actual. Se inició en el año 2002 en Canadá y se espera que en este 2015 más de 50 paí...