Científicos de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, llevaban varios años analizando con imágenes de resonancia magnética las alteraciones que experimentan quienes optan por la dieta vegana, informa Actualidad RT.
A raíz del experimento, que involucró a voluntarios de entre 16 y 87 años de edad, se ha descubierto que a las personas que dejan de consumir productos derivados de los animales se les reduce el tamaño del cerebro.
Los investigadores explican este hallazgo con la falta de la vitamina B12 en el organismo de los veganos. Su carencia también causa anemias y diversos fallos en el funcionamiento del sistema nervioso.

Fuente: Sipse