Un avión privado es un lujo que muchos desearían tener, no tener que pesar maletas, evitar filas en los aeropuertos y tener privacidad completa. Sin embargo, tener un jet no es un gusto nada económico. Te presentamos los gastos que este lujo representa en realidad.
Los aviones privados, desde su origen han denotado elegancia y riqueza. El primero en despegar fue el Lockheed JetStar en 1957. Éste estaba impulsado por cuatro motores de 3,300 libras de empuje (15 kN). Desde ahí los jets han cambiado en diseño, ligereza e innovación.  Un ejemplo es el GulfstreamG650 que le da la vuelta al mundo en tan solo 41 horas, 7 minutos.
Sin duda los aviones privados son una manera de llegar con estilo y a veces hasta un gran negocio. Un estudio de la Asociación Nacional de Aviación de Negocios encontró que las empresas que utilizan aviones privados producen una tasa de crecimiento de las ganancias 219% más alta que las que vuelan comercialmente.
Pero para los que no son empresas grandes y los utilizan para su uso personal estos son los verdaderos gastos:

grafico-aviones-privados

Fuente: Forbes