La actriz Meghan Markle ya no será “la supuesta novia” del príncipe Harry. Su relación ha sido confirmada, salen desde hace unos meses y quien lo cuenta es la fuente más fidedigna del palacio oficial de Kensington.
La casa real británica lazó un comunicado sin precedentes a través de sus redes sociales en el que piden respeto para la pareja y relata la semana de “abusos y acoso” del que fue víctima Markle, a quien llaman en algunos medios “su novia”.
Cuando se hizo pública la primera información que apuntaban a un romance entre el hijo de Lady Di y la protagonista de la serie Suits, unas imágenes de Meghan Markle de alto contenido sexual comenzaron a viralizarse.
Se trata de escenas que la actriz rodó junto a su compañero de reparto, Patrick J. Adams, para la mencionada serie, emitidas en 2013 y que una web de pornografía tomó para editarlas y colgarlas en su portal.
Este episodio y la intención de proteger tanto a Meghan como a la relación con el ‘royal’ propiciaron que el príncipe Harry emitiera el comunicado, un hecho poco habitual por parte de las casas reales, especialmente la británica. Algo parecido ocurrió en 2008 tras el anuncio del noviazgo (la segunda oportunidad, en realidad) del príncipe William con Kate Middleton, a quien la casa real británica también se esforzó en proteger de los medios, incluyendo un séquito de cuatro agentes de Scotland Yard.


En el comunicado, Kensington asegura que Harry “está preocupado por la seguridad señorita Markle y está profundamente decepcionado por no haber podido protegerla”. Un comunicado que la casa real acaba con la frase “esto no es un juego, es su vida”.

Vía: La Silla Rota