Alexander Campos

Comer deliciosos confites de la sweetbar, jugar lotería, recibir buenos deseos y compartir su alegría con sus mujeres favoritas, fue lo que hizo que Ayleen Rodríguez de Soto pasara un momento inolvidable antes de la emocionante llegada al mundo de su princesa, pues desde que se enteró, muere de ganas por arrullar a su bebé.

¡Estupendo!