Daniela Samayoa

En una hermosa boda religiosa, la pareja unió su destino para siempre.

Tras una larga relación de novios, Genaro se decidió a pedir la mano de Luvia y así poder estar juntos por siempre. La familia de ambos irradiaba felicidad, ya que veían en los novios el gran amor que se tienen.
La recepción fue única y la novia lucia preciosa vestida como princesa. Fue una noche que jamás olvidarán.

Entradas relacionadas:

Una fiesta al estilo Monsters Inc. Daniela Samayoa El pequeño Sebastián no paró de jugar con sus amiguitos, comió muchos dulces y se la pasó de maravilla. Lily y Jesús, padres de Sebastián, organizaron una fiesta llena de diversión, la cual contó con la participación de toda la gent...
Una boda para recordar Daniela Samayoa Marisela y Gerardo unieron por siempre su vida. Con una conmovedora recepción fue como la joven pareja festejó esta gran decisión de amor. La felicidad brotaba en ambos; todos esperaban con ansias la llegada de ese día para ver, por...
Amor y fe, el mejor regalo para Victoria Daniela Samayoa Un camino junto a Dios fue lo que los papás de Victoria querían darle a su pequeña, por ello fue bautizada bajo la fe católica. En una bella mañana, la pequeña Victoria recibió el primer sacramento de la iglesia católica: el bautizo...
Sopa de pan coleto Mayari Castellanos Hace unos días, escribiendo sobre la famosa sopa de pan coleto, me dio curiosidad saber más acerca de ella, así que comencé a investigar en los libros de cocina, en los recetarios de la abuela, en las crónicas de San Cristóbal y e...