El rapero Jay Z, quien está casado con Beyoncé, dijo que la música es un espacio de completa libertad en la que jamás autocensura y, si tomamos al pie de la letra su discurso, todo parece indicar que le fue infiel a su esposa y madre de sus hijos gemelos. Toda la lírica de la canción “4:44”, que da título a su nuevo disco, da la impresión de ser una carta de amor y disculpas: “Y si mis hijos supieran, no sabría ni qué hacer, si no pudieran verme de la misma manera, probablemente moriría con toda la pena. ¿Hiciste qué con quién? ¿De qué sirve un ménage à trois [trío sexual] cuando ya tienes un alma gemela?”.
Esta canción sólo confirma la infidelidad que Beyoncé insinuó entre líneas de varias canciones en su aclamado disco anterior, Lemonade. El resto de “4:44”, va por el mismo tono: “Me disculpo por los nacidos muertos, porque no estuve presente tu cuerpo no me aceptaba. Nunca quise que otra mujer supiera algo de mí que tú no supieras”.

Vía: Life & Style