La iglesia de la Resurrección fue el lugar donde la encantadora Shalia Gutiérrez Acuña dio gracias por haber recibido el cuerpo y la sangre de Cristo. Estuvo acompañada de sus padres, familiares y amigos, quienes elevaron una oración por su bienestar. Posteriormente los invitados se trasladaron a un lujoso restaurante donde degustaron un exquisito desayuno. ¡Muchas felicidades!