CJ Hancock enfrentaba a Charlie Ontiveros, en la cartelera preliminar del LFA 26, el pasado sábado (4), cuando sufrió un paro cardíaco aún en el octágono. Al caer desacuerdo, el atleta fue amparado por el árbitro, que interrumpió la disputa y llamó por los médicos, que por poco evitaron lo peor.
De acuerdo con el relato del luchador, el equipo médico tuvo que resucitarlo dos veces con un desfibrilador hasta que él pudo ser encaminado a un hospital y, finalmente, ser tratado adecuadamente. Estable, él utilizó sus redes sociales para conversar con los fans y declarar que se va a retirar del MMA.
“Bueno, yo morí en el octágono, estoy bien, gracias a todos, voy a responder cuando pueda, mi corazón se ha detenido, y he tenido un fallo renal, ellos hicieron masaje cardíaco y me reanimaron con el desfibrilador dos veces, y me trajeron de vuelta. Tuve una difícil baja de peso, y los médicos dicen que no debería luchar de nuevo, estoy roto, seré entrenador a partir de ahora, gracias por el apoyo”, narró.
El dama vivido por el atleta de apenas 23 años volvió a reabrir debates sobre el excesivo corte de peso practicado por atletas de MMA. Vea la escena y saque sus conclusiones:

Via: Ag Fight