Para acabar con los molestos anuncios o pops que abundan por la Internet y brotan de la nada como texto, imágenes o videos que se reproducen solos, Google habilitó un sistema mediante el cual las páginas web que se abran en su navegador Chrome y utilicen estos anuncios molestos serán detectadas e incluidas en una lista de páginas no seguras.
El “bloqueador” de anuncios forma parte de una nueva guerra contra la publicidad abusiva que impide una experiencia limpia y fluida a través de la web encabezada por una parte de las empresas de tecnología, quienes crearon el formato Mejores Estándares de Publicidad, una serie de normas o requisitos para colgar en la red anuncios menos invasivos a petición de la Coalición por Mejores Anuncios en la que participan grandes empresas como Microsof, Facebook y el propio Google.
Sin embargo el bloqueo en el navegador Chrome de las páginas que ofrecen anuncios molestos no es definitivo ya que los incluidos en la lista negra pueden salir de ella siempre que cumplan los estándares de ofrecer anuncios moderados es decir que no invadan toda la pantalla o que se reproduzcan solos entre otros requisitos pero además las páginas infractoras recibirán dos advertencias y si no se corrigen entonces serán incluidas en la lista de páginas no seguras.

Vía: Notisistema.