La actriz tuvo la mala suerte de que la glamurosa cita a la que había sido invitada coincidiera con el cumpleaños de su mamá Glenda Reyna

Si todavía quedaba alguna duda de la consagración de Eiza González en la industria estadounidense, la prueba definitiva ha llegado este lunes, cuando la actriz mexicana recibió una invitación a la exclusiva gala del Met que cada año se celebra el primer lunes de mayo en Nueva York.

La protagonista de ‘Baby Driver’ deslumbró una vez más con una creación de Prabal Gurung inspirada en un atuendo muy adecuado para la temática de la velada, ‘Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica’, y en el que se habían invertido decenas de horas de trabajo para coser a mano los 250 cristales en forma de cruz que lo adornaban.

Una vez en el interior del Museo Metropolitano, Eiza compartió mesa con la actriz y cantante Hailee Steinfeld, junto a quien presenció la comentada actuación de Madonna y estuvo a punto de perder la compostura cuando la mismísima Rihanna -embajadora del evento junto a Donatella Versace y Amal Clooney– se subió al escenario a pocos metros de ella.

Entre las dos jóvenes intérpretes se estableció una buena química que mostraron en varias publicaciones de Instagram en las que no dudaron en bromear acerca de las dietas que habían seguido de cara a esa gran cita y lo ajustado de sus vestidos.

“Pues ya estamos dentro y ya podemos comer. Nos morimos de hambre”, aseguraba Hailee con cara muy seria en una grabación de su Stories.

“Pero solo un palito de pan. Eso es todo, cariño”, matizaba la mexicana.

A cambio de vivir una noche mágica junto a algunas de las celebridades más famosas del mundo Eiza tuvo que renunciar a celebrar junto a los suyos el cumpleaños de su mamá, Glenda Reyna. Sin embargo, a la antigua modelo no le molestó en absoluto que su hija se encontrara a miles de kilómetros de distancia en un día tan especial, ya que verla codeándose con la mismísima Anna Wintour le permitía cumplir de forma indirecta uno de sus sueños.

Puede haber un regalo más lindo de parte de mi princesdoll @eizagonzalez que estar en el evento más representativo del mundo de la moda ? A una madre que hoy cumple años y que a través de la vida, la moda ,los diseñadores y las modelos fueron nuestro día a día para mi familia , ha sido el aire que respiramos , fueron el sustento y educación de mis hijos , Y que mi hija sea parte de este evento con un gran diseñador de esta envergadura y que sea una mexicana y una latina que honra a las mujeres de nuestras tierras es para mi un cumpleaños redondo , bordado en hilos de oro , donde abrirlo a mis ojos a la distancia , entre mi celebración de vida y el andar de mi hija , me llena de felicidad y agradecimiento total a la vida gracias princesdoll @eizagonzalez por aún en este día tomarte el tiempo para festejar a tu madre en la distancia te amo profundamente y goza hasta el último momento en ese espacio lleno de magia y glamour ❤💯te amo

Una publicación compartida de Glenda Reyna (@glendareyna) el

“¿Puede haber un regalo más lindo de parte de mi ‘princesdoll’ que estar en el evento más representativo del mundo de la moda? A una madre que hoy cumple años y que, a través de la vida, la moda, los diseñadores y las modelos fueron nuestro día a día. Para mi familia ha sido el aire que respiramos. Fueron el sustento y educación de mis hijos. Y que mi hija sea parte de este evento con un gran diseñador de esta envergadura y que sea una mexicana y una latina que honra a las mujeres de nuestras tierras, es, para mí, un cumpleaños redondo”, escribía orgullosa la presentadora en su propia cuenta junto a una foto de su hija posando como toda una profesional sobre la alfombra roja.

Pese a contar con la bendición materna para perderse su fiesta, Eiza quiso compensarla de alguna manera con un bonito detalle que la cumpleañera no se esperaba.

“Entre mi celebración de vida y el andar de mi hija, me llena de felicidad y agradecimiento total a la vida. Gracias princesdoll por aún en este día tomarte el tiempo para festejar a tu madre en la distancia. Te amo profundamente y goza hasta el último momento en ese espacio lleno de magia y glamour”, le agradecía Glenda, a quien hizo llegar un impresionante arreglo florar y unos globos.