Fue tan sólo el año pasado que Jarabe de Palo se presentaba en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris con la gira de 50 Palos y con localidades agotadas cada noche. Sin embargo, el público mexicano demostró el cariño por la agrupación al abarrotar El Plaza Condesa la noche del miércoles en una velada donde además de sus temas más populares también hubo espacio para el romance y para recordar.

En punto de las 21:00 horas, un recinto modificado al tener sillas en lugar de tener al público de pie, así como una tenue iluminación, alumbraron a Pau Donés quien montado en una pequeña escalera a mitad del escenario dio inicio al show con la canción “Realidad o sueño”.

Un piano, un sofá y sus instrumentos colocados en distintos lugares, aunado a una iluminación etérea entre humo y luces naranjas, blancas y violetas, fue lo único que Donés necesitó para provocar aplausos y piropos por parte de las mil 300 personas presentes.

“Después de que el año pasado venimos al Vive Latino, tocáramos en el Teatro de la Ciudad cinco o seis veces y vuelven a estar aquí. Doña Celia Cruz diría: “Bueno, pero que ustedes no tienen casa ¿o que?”. Estamos encantados”, dijo al saludar al público.

Su vocalista siguió bromeando y recalcó: “Nosotros no queríamos trabajar, a los españoles no nos gusta trabajar, eso que quede claro, bueno, somos españoles, yo soy catalán…bueno, no entremos en ese tema”, expresó, provocando risas por parte del público.

“Teníamos la oportunidad de volver a México a hacer una serie de conciertos que nos quedaron pendientes del año pasado y al final nos pareció que teníamos que tocar. Pero también estamos contentos por otra cosa, porque estamos cantando aquí en El Plaza Condesa”, añadió, y recordó lo que había sentido al escuchar un rumor sobre el recinto el año pasado luego del terremoto.

“Este sitio estuvimos nosotros a punto de inaugurarlo y por cuestiones de fechas no pudimos. Cuando el terremoto alguien me dijo El Plaza Condesa se ha caído y me dio una pena tremenda. Y bueno, no se ha caído, ha tenido unos problemas en el tejado y volver a estar aquí tocando después de tantos años nos da mucho gusto y más si lo hacemos para ustedes”. A la noche le siguieron otras canciones como “Tiempo”, “Depende” y “Bonito”, siendo esta última una de las más coreadas.

De igual manera, el artista transitó entre la nostalgia y el amor. Primero, al cantar “Amor de todo a 100”, sentado en el sofá arriba del escenario para después cambiar la atmósfera e invitar a una chica del público que quisiera acompañarlo para la siguiente canción.

Muchas manos aparecieron esperando ser la elegida y al término de unos segundos, una chica visiblemente emocionada y tomada de la mano del músico, tuvo la suerte de que este le cantara “Me gusta como eres”, provocando incluso más gritos cuando Donés se hincó y finalizó agradeciéndole con unas palabras al oído y un abrazo.

El público pudo disfrutar de otras canciones de la banda como “Frío”, “Agua”, “Completo incompleto”, “El lado oscuro” y “La Flaca”, el cual fue correspondido con aplausos de principio a fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.