Siempre ha sido una chica caprichosa a la que le gustan los placeres de la vida. Cada uno a su tiempo. A Paulina Rubio le toca ahora disfrutar de la familia y qué mejor que hacerlo a bordo de un bonito yate. Así lo ha decidido la mexicana, que se ha comprado el ‘Golden Eye’, un yate de 12 metros de eslora que ya ha estrenado con sus amigos y familia.

Allí estaba el pequeño Eros, su hijo, aunque no se pudo ver a Gerardo Bazúa, su expareja. La ausencia sirve para confirmar que la separación es definitiva. Es más, a la cantante se la ha relacionado últimamente con un fotógrafo que vive en Miami, Juan Sebastián.

En las imágenes, que Vanitatis tiene en exclusiva, se puede ver a la cantante con un joven con barba. No se distingue si es o no Juan Sebastián, pero su aspecto es similar al del fotógrafo.

La cantante ha salido a relajarse en un momento complicado en su vida. Se encuentra inmersa en varios contenciosos judiciales con su ex, Colate Vallejo-Nágera, con el que todavía no ha cerrado la custodia de su hijo. Con Vallejo-Nágera mantiene un contencioso abierto por las quejas del español porque no puede ver a su hijo con la regularidad que le corresponde por ley.

 

 

Nada, no obstante, podía estropear el día de relax en aguas de Miami. El estreno del yate se produjo allí, en la ciudad en la que vive Rubio y en la que los famosos más acaudalados suelen navegar en sus embarcaciones. Doce metros de eslora no es una exageración, menos para las ricas aguas de la costa de Florida, donde el dinero surca las olas a bordo de grandes barcos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.