La simpática reacción de sus hijos de Thalía cuando le piden fotos en la calle

Desde muy pequeña, Thalía tuvo claro que su vocación estaba sobre los escenarios. A poco más de 38 años de la primera ocasión en la que tomó un micrófono y mostró su talento, la cantante sabe perfectamente cómo manejarse en la industria, donde está más presente que nunca gracias al reciente lanzamiento de No Me Acuerdo, tema que realizó en colaboración con Natti Natasha. A propósito de la promoción de esta canción, Thalía concedió una entrevista exclusiva para HOLA! USA en la que reveló varios detalles de este tema y de cómo lidian sus hijos con su fama.

Aunque sería normal pensar que Sabrina y Matthew están muy acostumbrados a la popularidad que posee su mamá, tanto en México como en Estados Unidos, según reveló la cantante sus pequeños no tienen mucha idea de a qué se dedica. Para sorpresa de todos, Thalía nos contó que los niños le preguntan por qué la gente le pide fotografías en la calle.

“De pronto lo entiende, y de pronto me pregunta: ‘¿Por qué esa señora te pide una foto, de dónde la conoces?, ¿por qué en el restaurante vienen y te piden que te tomes un foto con ellos porque mami, fuiste a la escuela con ellos?’. Les explico que lo que hace mamá es algo que alegra a la gente o que lo que yo hago acompaña a las personas”, nos reveló.

Sobre su carrera, Thalía comentó que ahora que sus hijos están más grandes trata de explicarles un poco de cómo ve ella su oficio, donde en muchas ocasiones ha encontrado su mejor refugio: “Les enseño que la música es sanadora y que acompaña y ella lo empieza a entender, que a mamá la comparte con otras personas, con otros seres”.

La cantante reconoce que ha trabajado mucho para mantener el equilibrio en casa y en el trabajo, de ahí que su agenda no interfiere en sus actividades con sus hijos: “El estudio está en mi casa, mas no dentro de mi casa; esta como fuera de la casa, estoy independiente en mi mundo, en mi locura. Cuando necesito tocar base, cruzo un pasillo y llego a mi casa con mis niños, les ayudo con la tarea, juego con ellos, ceno con ellos y platicamos. Después regreso a la locura, a la creatividad. Es mi mundo y está en su burbuja y también es mi hogar, que también está en otro lado. Yo soy el puente entre estos dos universos que me hacen ser quien soy”, finalizó.

Deja un comentario