El estreno de The Predator está en puerta, el próximo 14 de septiembre; se trata de una de las películas más esperadas en lo que resta del 2018. Pero además de toda la expectativa que genera esta cinta, más que nada porque es sobre una de las criaturas más queridas de la ficción, recientemente se dio a conocer que Fox decidió cortar una escena porque en ella aparecía un actor acusado de abuso sexual.

Fue Olivia Munn, una de las protagonistas de la cinta, quien hizo saber al estudio sobre los antecedentes delictivos de Steven Wilder Striegel, el actor en cuestión. Ella declaró: “Es sorprendente que Shane Black, nuestro director, no compartiera esa información con el reparto, el equipo o con Fox Studios, antes de comenzar la producción.

La respuesta de 20th Century Fox fue inmediata y ordenó eliminar la escena en la que aparecía Striegel. Además, la compañía tomó distancia sobre la contratación del actor, dijo que no estaban enterados de sus antecedentes y que legalmente esto no puede hacerse. Striegel fue acusado por los cargos de riesgo de lesiones a menores y acosar a una menor de edad de forma virtual; el actor y escritor se declaró culpable y pasó seis meses en prisión, esto en el año de 2010.

Aunque existe un registro de abusadores de menores en ese país, en el estado de California ninguna ley impide que estos puedan ser contratados. Pero de acuerdo con la SAG —el sindicato de actores— “los productores son responsables de mantener un ambiente de trabajo seguro”. Por este motivo es que Munn señaló al director, quien es amigo desde hace muchos años de Striegel, por su decisión de mantener en secreto los antecedentes delictivos del actor.

Shane Black, director de Iron Man 3 y Nice Guys, declaró que decidió darle un pequeño papel a Striegel en The Predator porque el “escogió ayudar a un amigo”; pero que “puede entender que otros lo desaprueben pues se trata de un tema muy delicado”. Esto último es cierto, sobre todo porque los delitos del actor fueron cometidos contra una menor.

Los detalles del caso los recogió Los Angeles Times, en donde se describe que Striegel se escribía constantemente con la menor de 14 años de edad, quien, además, es pariente lejana de él. Aunque el actor insiste en que “fue acusado por palabras”, las intenciones de esas “palabras” implicaban temas sexuales muy personales con la niña; incluso se dijo que tuvo contacto físico con ella, aunque fue acusado solo por los dos delitos arriba descritos.

La amistad de Black y Striegel, como se mencionó, tiene ya varios años, de hecho se remonta más allá de cuando fue acusado y condenado a prisión. Black lo ha llamado varias veces en sus producciones, la primera vez en Iron Man 3 y luego en Nice Guys. Incluso en 2016 el director declaró que “quería producir una cinta de su amigo Stven Wilder”. Es más, para su contratación en The Predator ni siquiera tuvo que hacer casting.

Por obvias razones la respuesta de Fox fue inmediata. Sobre todo porque el estudio no iba a correr el riesgo de que esta situación se diera a conocer luego del estreno del cuarto título de la franquicia. A raíz de las acusaciones de varias actrices contra Harvey Weinstein, el nacimiento del movimiento #MeToo y una serie de señalamientos a varios personajes poderosos de Hollywood, ninguna producción quiere tener entre sus filas a alguien relacionado con acoso o delitos sexuales.

The Predator será estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto y en salas comerciales el 14 de septiembre. Boyd Holbrook, Sterling K. Brown, Jacob Tremblay, Olivia Munn, Thomas Jane y Trevante Rhodes encabezan el reparto.