A tres meses de haber vivido la mayor de las humillaciones en un centro comercial de San Antonio, Texas, la actriz Daniela Castro está de regreso en México acompañada por un equipo de abogados estadounidenses, quienes explicaron en términos jurídicos que su representada estaba libre de toda sospecha y que las autoridades ya habían fallado a su favor, por lo que queda libre de toda acusación, pero que ahora ellos tomarían a las leyes de su lado para demandar a la tienda y al empleado que la acusó de robo por más de un millón de dólares.

“No soy cleptómana, ni estoy enferma de nada, esto me afectó más de lo que ustedes se pueden imaginar, dañaron a mis hijos, a mi esposo, a mi carrera”, fueron las palabras con las que Daniela Castro empezó la conferencia de prensa, para luego darle el micrófono a sus abogados, quienes aseguran que la situación migratoria de la actriz está en orden, al grado que puede salir y entrar cuando quiera a los Estados Unidos, sin embargo, debe forzosamente, regresar al condado de San Antonio, Texas para resolver la demanda que presentó a la tienda, aunque todavía no hay fecha para que inicie el proceso legal.

“Queda demostrado que la señora Castro no robó nada, las autoridades demostraron que no hay delito qué perseguir contra nuestra cliente, hay pruebas que demuestran la falsedad de las acusaciones, hay otro número de pruebas más que necesitamos para apoyar más firmemente nuestra demanda, en las próximas semanas entrevistaremos a más testigos y eso nos servirá para convertir en algo sólido la demanda contra la empresa”, señaló uno de sus abogados.

Acusaciones podrían ser acto de discriminación
Respecto a los daños que sufrió por haber sido acusada y arrestada, Daniela afirmó que sus hijos se vieron afectados por la noticia, “yo no sabía lo que era despertar sin aire, preocupada, espantada, vivir más de tres días con insomnio y con recuerdos horribles de lo que pasé, me metieron a un baño y me buscaron por todas partes y no encontraron prendas que afirman yo robé, tengo un ticket de compra y con ello demostré que no robé nada, lo que llevaba en mi bolsa ya lo había pagado”, expresó.