César Trujillo

Luego de haber sido premiado con primer lugar en el Concurso Internacional de Novela Breve Marco Aurelio Carballo, el escritor chiapaneco platicó con nosotros en Primer Plano Magazine

Recientemente fuiste merecedor del primer lugar en el Concurso Internacional de Novela Breve Marco Aurelio Carballo, con la obra Anoche mataron a mi nahual. Cuéntanos como se dio la construcción de esta novela.
Anoche mataron a mi nahual es una novela que está contextualizada en una comunidad indígena tseltal, del municipio de Chilón. En la historia recupero mis inicios como profesor en la zona. Cuando llego a la comunidad encuentro a los niños hablando tseltal y casi nadie hablaba español. No lograba comunicarme con los muchachos y nació una decepción de mi parte, en el sentido de que no encontraba la forma de acercarme a ellos y poder trabajar. En ese momento conocí a Marco Aurelio Carballo, que vino a dar talleres de narrativa. Él me dijo que lo que yo viera y aprendiera en esa colonia lo anotara y al final pudiera armar una novela (eso fue hace unos cinco años atrás). Y así lo hice: fui tomando apuntes, y me encontré con un señor, don Antonio Hernández, de cien años. Lo primero que me dijo fue que si yo quería conocer realmente la comunidad y saber que había ahí debía aprender su lengua.
Y así empecé a aprender tseltal al grado de que una vez que aprendo, don Antonio me empieza a enseñar otras cosas que tienen que ver con la cultura y surge el concepto de chulel que es, digamos, en este contexto, la parte divina del individuo. Cuando él me dice eso, me llama la atención y me empieza comentar todo esto de la religiosidad, el espíritu (de vida y de muerte) que tiene otra concepción y que contrasta con lo que llevo desde una cultura occidental: son dos mundos distintos. Esa es una experiencia y en la novela se retoma.
Don Antonio murió a los ciento cinco años, cuando yo salí de la colonia y muere también Marco Aurelio Carballo, y se me ocurre hacer un cuento, al principio, pensando de alguna manera en retribuir lo que ellos me legaron. Lo obtengo y digo no, está breve y pienso que podría ser una novela. Y hace dos meses me encuentro la convocatoria como homenaje a Marco Aurelio Carballo y me animo a participar como una manera de agradecer a estos dos personajes, y es así como se construye la idea de la novela y no tenía idea de que iba a ser merecedora del premio.

escritor-3

¿Por qué el tema del nahual?
El chulel se construye de tres entes: El primero es el pájaro del corazón o pájaro del alma que cuando un individuo duerme y sueña, al menos para nosotros en la cultura del occidentalismo; para los tseltales se libera la parte divina y viaja en el cosmos, en el tiempo, reviviendo cosas. Pero ese pájaro del alma puede ser apresado por otros espíritus que se le llama dador de enfermedad cuya función es regular la vida, es decir: la muerte como un obsequio. Si este dador de enfermedad aprisiona al pájaro el corazón la persona enferma, pero se puede curar.
El segundo ente es el genuino chulel, la representación del individuo y raras veces se mira. Habita en una montaña sagrada donde comen, bailan, ríen, generan energía, y todo lo que hacen el hombre lo hace en la vida real. Don Antonio decía que nosotros somos una extensión, una copia del genuino chulel.
Y el tercer ente son los lap, espíritus que dotan de poder al individuo. Hay unos que tienen poderes buenos y otros que sus poderes son malos y son quienes dan la enfermedad. Justo dentro de estos poderes se encuentra uno que se llama nahual, que no significa que el hombre se convierta en animal. No. El nahual es la extensión del individuo pero en animal, es decir: acá está don Antonio (mueve la mano a la derecha) y acá está su nahual que podría ser el jaguar (mueve la mano a la izquierda). Eso sí, don Antonio decía que con dedicación y disciplina una podía comunicarse con el nahual. Se debía caminar la selva, platicar con los árboles, con los espíritus, pedir permiso hasta que se logra la comunicación que es como cerrar un ciclo en el hombre de poder.
Don Antonio decía que la vida estaba sustentada por tres espíritus y tres es un número emblemático. Tiene poderes y conforme éstos van muriendo, él va envejeciendo. Un día se queda sólo con el nahual y cuando se lo matan, don Antonio muere durmiendo. Él nunca se enferma. Solo se acuesta y muere: porque dentro de la concepción tseltal la muerte no existe, sólo es trascender la forma humana.

¿Qué aprendió Ornán Gómez en el taller de Marco Aurelio?
Que un escritor siempre está atento a lo que sucede a su alrededor, está observando y siempre debe estar escribiendo sin pensar que te van a publicar o que vas a ganar algo. A ello se suman las técnicas narrativas y el tema de la sencillez y la humildad en la escritura, reconociendo que lo que uno hace no es lo mejor.

escritor-4

¿Qué significado tiene para ti el premio que lleva el nombre de tu maestro?
Es cerrar un ciclo, porque con ninguno —ni Marco Aurelio ni don Antonio— me pude despedir. Creo que es una señal de que todavía tenemos una forma de comunicarnos.

¿Por qué escribir en estos tiempos de descomposición social?
Considero que el escritor debe evidenciar las realidades que se están viviendo y también evidencia aquello que no se ve. El escritor debe tener un compromiso consigo mismo, con la gente, con su obra, con su tiempo y espacio, planteando nuevas formas de leer la realidad.