Salma Hayek es reconocida por presumir su curvilínea figura de la forma más fashionista posible. Y para su aparición en los British Fashion Awards 2016 celebrados en el Royal Albert Hall no fue la excepción.
A sus 50 años, la guapa actriz mexicana demostró que está en su mejor momento, y qué mejor que con un entallado vestido Gucci de seda jacquard con bordados de pedrería de la colección Primavera-Verano 2017.
El ensamble, además de pertenecer a la firma italiana de la que es dueño su esposo, François-Henri Pinault, dejó al descubierto los atributos de Salma tanto de la parte del escote como de las piernas, al tener una abertura profunda del lado izquierdo que el empresario mismo se encargó de mantener a la perfección para que no enseñara de más.


Para complementar su look, la actriz usó una media cola, un collar ancho, pendientes y anillo de diamantes, así como un maquillaje discreto que destacó con labios rosa oscuro, viéndose mucho más joven de lo que en realidad es.
El año pasado Salma sorprendió igualmente con un escote de infarto en los London Evening Standard Theatre Awards. Aunque muchos criticaron su atuendo, la actriz aseguró a la revista OK! que este tipo de vestidos la hacían sentirse muy segura de sí, y tal parece que nuevamente ha demostrado ese punto, pues incluso sitios especializados en moda han alabado su más reciente elección para los BFA.

Vía: Quien