El kayak, es una pequeña embarcación relativamente ligera hecha generalmente de materiales como el plástico, la fibra de vidrio, el kevlar, entre otros, mismo que va acompañado de una pala de doble hoja, y no está fijada en el kayak como suele ser en el deporte de remo.

El kayakismo, como se le denomina a la práctica, es una actividad deportiva extrema, que ha repuntado en los últimos años en México, considerado como un deporte acuático, en el que se va sentado mirando hacia la parte delantera o proa, en el sentido de la corriente de ríos generalmente caudalosos.

José Eduardo Rivera Sánchez, tiene 18 años de edad, nació en el bello estado de Veracruz, en una pequeña comunidad denominada Tlapacoyan, cuyo significado en lengua náhuatl es “Lugar donde se lava”.

Él, tiene aproximadamente 8 años adentrándose a la aventura de la navegación de ríos caudalosos y aprendiendo a desarrollar movimientos clave de este deporte además del “Rafting Extremo”.

Actualmente, labora como prestador de servicios en la empresa Aventurec, ubicada en Tlapacoyan, Veracruz, cerca del Valle del Filobobos (Zona Natural Protegida), donde se encuentran la Zona Arqueológica del Cuajilote y Vega de la Peña, ambas de la Cultura Totonaca, encargada de darle aventura extrema a sus turistas.

El servicio principal de esta empresa es el descenso de río en balsa con equipo especializado como lo es el chaleco, casco, y remo; acompañado de un guía profesional y certificado para desarrollar la ruta de rio durante el recorrido.

Esta actividad, la inician a la altura de la carretera Tlapacoyan – Martínez de la Torre km 5 adentrándose hacia la cascada del encanto del río Alseseca, llegando a una a orilla de éste, donde se alistan las balsas, remos y equipo y para iniciar con la embarcación.

El guía y también instructor, dijo que minutos antes de comenzar el descenso, se le concientiza al visitante, respecto a las problemáticas y acciones por tomar en cuenta, en cualquier problemática sobre la balsa.

Las instrucciones principales constan de “Adelante, atrás, y alto” tres instrucciones básicas que nos permiten la fácil movilidad de la balsa. Así como prevenirlos y mantenerlos con la disponibilidad de ayuda al momento de que alguien caiga de la balsa al agua, o que toda la balsa sea volteada.

Por último se les informa de algunas señales e instrucciones a distancia, en caso de que alguna persona se quede o abandone la embarcación a varios metros de la balsa. Destacó que es un paseo lleno de diversiones, caídas, chapuzones, y sobre todo, de la mejor experiencia que te permite la exploración a lo largo de todo el trayecto.

En esta parte más baja del rio Alseseca se junta el rio Bobos a 2 km de la cascada del encanto, con un poco más de agua empieza la adrenalina con rápidos más fuertes.

El recorrido finaliza en una pequeña comunidad río abajo, aproximadamente a 10 km con nombre “La Palmilla”.

Aventurec también cuenta con hospedaje de cabañas ecológicas y hostales así como zona para acampar. Algunas otras actividades como Tirolesa de 180mts de largo y el punto más alto 30 Mts. Con un muro de escalar y pistas para motocicleta y ciclismo. También cuenta con servicio de restaurant buffet y alberca, así como servicio de temazcal.

Finalmente recomendó que lo primero que debemos saber para hacer kayak, “es aprender a desvoltearnos, a hacer el llamado “Roll”, cuando nosotros aprendemos a rollear, la vida es más fácil, así como aprender a dar el roll con las puras manos o incluso con una sola mano”.

Este llamado Hand-Roll se aplica en cascadas grandes donde la corriente te quita el remo y debemos acudir al hand-roll.

“El kayak es vida, y la vida es agua, debemos seguir fomentando el deporte en todo momento”.

Así rolleando, ¡Vive la experiencia, Primer Plano Magazine!