En abríl de 1953, Ernesto Guevara de la Serna había terminado la carrera de medicina, casi enseguida emprende su segundo viaje por Latinoamérica. En el mes de diciembre llega a Guatemala, junto con Eduardo Gualo y Ricardo Rojo.

Arriban 6 meses antes del golpe de Estado, eran dias en que el país centroamericano se debatía en conflictos sociales, políticos y económicos. La rapaz explotación de las compañías norteamericanas se habían topado con las reformas del presidente coronel Jacobo Arbenz.

La reforma agraria afectaba a los intereses de la empresa United Fruit Company provocando la molestia del Gobierno norteamericano que para justificar su intervencionismo con un golpe de Estado, enmarcaba -como ha sucedido a lo largo de su historia intervencionista- al Gobierno de Arbens de comunista.

El Che Guevara, estuvo un poco más de 9 meses en Guatemala, en ese tiempo convivió con exiliados cubanos, peruanos y de otras partes de Latinoamérica, entre ellos conoció a Hilda Gadea, peruana que colaboraba con el Gobierno de Arbenz y a Ñico López con quien estableció una sólida amistad, y a quien se le presume haberle puesto el mote del “Che”.

Durante un tiempo el Che Guevara, no participa abiertamente en el movimiento social, decide hacerlo 6 días antes de la intervención norteamericana. En junio de 1954 se desata la persecución y detención de personas presumiblemente “comunistas” de acuerdo a la óptica norteamericana y de la oligarquía guatemalteca.

Hilda Gadea fue detenida y la CIA ordena a un grupo antiarbenzita ejecutar al Che, persuadido por el embajador argentino de que su estancia en Guatemala era peligrosa decide esconderse por algunas semanas. El Gobierno argentino de Juan Domingo Perón, decide que la fuerza aérea regrese a sus compatriotas que están en Guatemala y los traslade a Buenos Aires.

El Che Guevara se niega a regresar, días después del mes de agosto le llega el salvoconducto y decide buscar a Hilda Gadea que ya había sido liberada, la relación no estaba en buen momento, ella se queda, y el decide viajar a México en el mes de septiembre por ferrocarril junto a Ricardo Rojo y Julio Cáceres “el patojo”.

Ernesto el Che Guevara, llegó a Tapachula, hospedandose en la pensión “Mary” ubicada cerca de la tienda “Guerson” donde vendían aparatos eléctricos y línea blanca, a 2 cuadras del parque central, semanas después toma el ferrocarril rumbo a la Ciudad de México.

En esas coincidencias de la vida, en el trayecto conoce a don Luis de León, cuñado del Doctor Alberto Cancino, propietario en ese entonces de la finca “El Triunfo” que se ubicaba en la sierra de Huixtla rumbo al ejido Belisario Domínguez.

En el trayecto entablan conversación sobre varios temas, Don Luis de León, le comenta los problemas de salud que existian en las fincas cafetaleras de la región a falta de médicos para atender a las familias y a los jornaleros agrícolas indígenas de los altos de Chiapas enganchados para trabajar en los cafetales.

De tal comentario se derivó la idea de que el Che Guevara se quedara en la cabecera municipal de Huixtla para después trasladarse a la finca, hospedandose en el hotel Molano durante tres días mientras llegaba un vehículo que lo llevaria su nuevo destino.

Años después Don Conrado Díaz Paz, administrador de la finca, contaba “el Doctor Ernesto Guevara, llegó a la finca junto a otra persona. A el se le dio un catre para dormir en la enfermería-oficina, parecía un jipi. Llevaba una mochila con libros, una pipa y alguna mudada de ropa. Platicaba mucho con los “chamulas” saber que tanto les decía que lo rodeaban para escucharlo, daba consultas, los visitaba en la “gallera” donde estos vivían.

Los ataques de tos por la humedad y el clima del lugar le afectaba”.

Un día al finales de octubre,el chofer de la finca le llegó a decir que una mujer lo estaba esperando en la cabecera municipal de Huixtla -posiblemente era Hilda Gadea, que había salido de Guatemala por el río Suchiate-.

Ante ello el Che Decide abandonar la finca, agradece a través de una nota la hospitalidad y las atenciones que se le brindaron -en una pequeña hoja de papel que después de muchos años se puso amarillenta conservada por Don Conrado Díaz Paz y que aún hoy sigue extraviada-. Fue el chofer de la finca de apellido Lara, quien lo traslada a la Ciudad de Huixtla, donde abordará el ferocarril que lo conducirá junto a la mujer que lo esperaba, al Distrito Federal.

El 25 de noviembre de 1956 desde Tuxpan Veracruz, zarpa el viejo yate de 13 metros el “Granma” con 82 hombres, entre ellos el médico Ernesto Guevara de la Serna de 28 años de edad. Son las 2 de la mañana y el asma le aqueja.

El 9 de octubre de 1967 las fuerzas armadas bolivianas asesorados por los noerteamericanos le dan muerte y el Che Guevara se vuelve un icono revolucionario en la historia universal.

Agradecimiento a Tulio Aldana Grajales.