Antrop. Juan Martín Coronel Lara
Cronista del H. Ayuntamiento de Venustiano Carranza 2018-2021

En el centro geográfico del estado de Chiapas, 90 kilómetros al sureste de la capital Tuxtla Gutiérrez, se halla sobre las laderas del cerro Yalenchén, a 800 msnm, el pintoresco poblado de Venustiano Carranza. Esta pequeña ciudad mexicana, cuya población en 2015 ascendía a 17 000 habitantes, atesora en lo que anteriormente fue su centro histórico, una de las obras hidráulicas coloniales más bellas del sureste de México: “El Arco”, como comúnmente le denominan sus pobladores a un acueducto del siglo XVIII considerado, por su importancia arquitectónica y social, Monumento Histórico Nacional por el INAH.

Orígenes coloniales de Venustiano Carranza

Esta ciudad fue fundada por los dominicos entre 1549 y 1560 con el nombre de San Bartolomé de Los Llanos, toponimia que conservó hasta 1934, año en que se le cambio por su denominación actual. San Bartolomé fue, en un principio, un pequeño asentamiento de hablantes del tsotsil; no obstante, su importancia durante la Colonia fue en aumento a tal grado que, a lo largo de un siglo, entre 1720 y 1821, era el asentamiento más poblado de la Alcaldía Mayor de Chiapa.

La función del Acueducto

En parte, el hecho de que San Bartolomé fuese fundado sobre el Yalenchén obedece, a mi parecer, a las bondades naturales y estratégicas del espacio. En efecto, cercano al asentamiento urbano colonial, en las partes más elevadas, existen dos manantiales que surtieron de agua a sus pobladores. De ahí que, desde la temprana época colonial, quizás desde el siglo XVI, fuera trascendental la construcción de sistemas hidráulicos que transportaran el agua de estos sitios, al centro del poblado. Uno de estas obras, quizá la más importante, iniciaba en el manantial llamado antiguamente El Pozo –hoy La Toma-; el agua seguía su trayectoria a través de canales de barro cocido (anteriormente de laja de piedra); y culminaba a un costado de la iglesia de San Bartolomé. En dos tramos separados de este sistema, y para sortear el declive orográfico, se levantaron arcos, de los cuales, únicamente persiste en pie el tramo que culmina en la primera avenida norte. Este se encuentra formado por cuatro arcos de medio punto realizados en tabique y mampostería de piedra, termina en una columna de agua de fuste geométrico y remate a manera de bóveda, es precisamente este tramo el conocido con el nombre de “El Arco”. La evidencia histórica más temprana sobre la existencia del Arco data de 1792, cuando se aprueba su reconstrucción; no obstante, algunos investigadores sugieren que su origen se remonta, inclusive hasta finales del siglo XVI.

Un monumento de interés arqueológico

En marzo de este año, con la arqueóloga Carmen Júarez, experta en sistemas hidráulicos coloniales, recorrimos la ciudad de Carranza. Con la ayuda y los conocimientos de los habitantes locales, pudimos, a grandes rasgos, reconstruir geográficamente la trayectoria del antiguo sistema hidráulico, el cual lamentablemente se encuentra, en la mayor parte de su extensión, enterrado por la creciente mancha urbana. De hecho, con excepción del tramo de los Arcos del centro, los canales prácticamente han sido destruidos. Desde mediados del siglo pasado y debido a la introducción del agua potable en los hogares, la función dispensadora del sistema hidráulico colonial fue gradualmente cayendo en desuso. A principios del siglo XXI y debido a una inundación y al descuido de las autoridades municipales, el hermoso acueducto que se hallaba en el barranco del actual barrio La Toma, se desplomó perdiéndose para siempre este bello ejemplo de arquitectura de agua. Hay que señalar que por aquellos años, y con la asesoría del INAH, se llevó a cabo trabajos de remodelación de los Arcos del centro.

Testigo del pasado próspero y colonial de la antigua San Bartolomé de Los Llanos, El Arco se erige, hoy en día, imponente para su deleite y contemplación. Sin duda, esperamos con ansias que, en un futuro, estudios de corte arqueológico y arquitectónico nos brinden más datos sobre su origen y características constructivas. Quizás en un tiempo no muy lejano, se hagan hallazgos insospechados en torno a esta excepcional obra de la arquitectura hidráulica chiapaneca.

#PorAmorACarranza ❤️
Fotografías:
H. Ayuntamiento Municipal de Venustiano Carranza
Wilder Amauri Ruiz