Una de las festividades más representativas del municipio de Suchiapa, en el estado de Chiapas, es la de Corpus Cristi, celebrada a mediados del mes de junio, en la que se dan cita miles de personas oriundas del municipio y anexas a esta creencia del “Santísimo Sacramento”, desde hace ya varias decenas de años.

Durante las fiestas, es común observar danzando, a personas con vestuarios de Calalá que simbolizan a los tigres, otras a los Chamulas, al gigante, al venado y a la representación de la deidad de Quetzalcoatl.

De acuerdo a la historia se conoce que el comienzo de esta celebración y la remembranza de la historia que aseguran es verídica, comienza en el campo de esas tierras, donde según los pobladores de Suchiapa, un día un hombre llamado Lucano Toalá Gutiérrez, escuchó música por donde pasaba, yendo a ver de donde provenía.

Al aproximarse, se percató de que dentro de un árbol, había una hostia, justo donde había un panal, y veía que las abejas bailaban alrededor de dicha hostia, momento en el que tal vez orillado por el miedo de haber presenciado algo divino, hizo que Lucano corriera al pueblo a avisar de lo sucedido.

– De acuerdo a lo descrito por la página “Suchiapa Jule Jule”, Lucano Toalá Gutiérrez, se casó con Carlota Clemente Ramos, con quien procreó nueve hijos, entre ellos Agripino y Mercedes.

La cofradía que Lucano dirigió, también estaba integrada por doce procuradores, y supo ganarse el respeto no sólo de ellos sino de todos los que compartían esta veneración. Entre los hombres que colaboraron de alguna manera en las funciones de la cofradía, se guarda en la memoria a José María Suchiapa, Manuel Símuta, Marcial Suchiapa, Francisco Indilí, Demesio Champo, Ángel Náfate, Toñito y Silvestre Toalá, entre otros.

A Lucano Toalá se le reconocía por su conocimiento de la música, ya que sabía los ochenta misterios que se le tocaban al Santísimo, por la destreza con que tocaba el tambor y el carrizo, y por ser además, un danzante habilidoso.

Estas cualidades determinaron el poder que ejerció sobre varias generaciones de danzantes. Esta cofradía resguardaba varios objetos sagrados que se encontraban en dicha ermita, el principal era la custodia que representaba al Santísimo y su vicario, un libro con pasta de piel, el tinco o teponastle, una tinajita (instrumento musical prehispánico al igual que el teponastle), una cabeza de Gigante de madera, una cabeza de venado disecada, y algunos santos que se integraban al altar.-

Continuando con la narración de los hechos, aseguran los pobladores, que cuando los llegaron al lugar, encontraron a unos tigres, un venado y una serpiente que adoraba al santísimo sacramento, “se dice que el venado metía su trompita y comía la miel que se encontraba dentro de la colmena donde estaba la hostia”.

Simbolismo de la danza

Esta danza es de origen Prehispánico, pero se ha adaptado con el paso de los años y de la influencia de otras culturas o religiones, se interpreta durante las festividades de Corpus Christi (Santisimo Sacramento del Altar).

En esta intervienen personajes tales como el Calalá (Venado), el Gigantillo, Quetzalcoatl (la serpiente emplumada), de la misma manera hay una comparsa de tigres y chamulas, estos últimos llevan la cara pintada con tizate (lodo de barro), en su mayoría son niños, también participan las Reinitas (que son las abejas que rodeaban el panal) las cuales llevan ofrendas al Santísimo Sacramento de la Cofradía.

Sin duda alguna, participar en esta experiencia, llena de simbolismos, sincretismo y energía emanada de una fuerte creencia religiosa, permiten degustar una serie de sentimientos que envuelven en un ambiente característico del lugar, permitiendo involucrarte en la cultura del municipio de Suchiapa.

En tu siguiente visita a Suchiapa, date la oportunidad de conocer a esta rica cultura así como a la calidez de su gente, que te permiten vivir, ¡Una experiencia en Primer Plano magazine!

Fuentes:
Entrevistas
http://chiapasindigena.blogspot.com/2009/06/santisimo-sacramento-de-suchiapa-danza.html
Facebook/Suchiapa Jule Jule