El estado de Yucatán, es, en definitiva, uno de los mosaicos pluriculturales más destacados de México; colmados de colores, sabores, así como vestigios arqueológicos llenos de historia, que envuelven a sus visitantes, en un ambiente que pareciera no terminarse de explorar nunca.

Su extensa oferta turística, enmarcada por aguas cristalinas, ruinas arqueológicas, platillos suculentos y exóticos, entre otros, permiten a los visitantes, conocer espacios ecoturísticos de culturas vivas, además del significado de los ingredientes de su amplia gama gastronómica.

Valladolid, Yucatán, es un municipio y pueblo mágico, ubicado en la parte oriental de este estado, siendo la sede del citado municipio, comúnmente conocida, como “La perla de oriente” o “La Capital del Oriente Maya”, título dado por la belleza arquitectónica de sus edificaciones coloniales ancestrales.

Es por ello, que tiene una importante gama de atractivos coloniales, que parecieran transportarte a la época de la conquista de los españoles, y que, al recorrer los pasillos de ex conventos o templos, el sincretismo que representan, dan una idea del poderío de los colonizadores en el pueblo de México.

Sus colindancias son precisas, al norte con Las Coloradas, Ek-Balam, Río Lagartos y San Felipe; al Este, Coba y el Caribe Mexicano; y al Oeste, la imponente zona arqueológica de Chichen Itzá y las ciudades coloniales de Izamal y Mérida.

En coche, viajando desde Mérida, se toma la carretera federal 180, siendo esta la que se utiliza si se sale desde Cancún hacia este bello pueblo, haciéndose un recorrido de dos horas y poco más de una hora desde la Riviera Maya entre otros centros turísticos.

Valladolid, está considerada como la segunda ciudad más importante del estado de Yucatán, y es representada sin duda, por la calidez en el trato de su gente, su pintoresco vestuario en sus mujeres, son detalles que te permiten vivir una experiencia muy agradable, que seguramente te abrirá el interés por conocer aún más, el resto del arte colonial que se manifiesta en sus edificios, que al paso de los siglos aún siguen erguidos al cielo como ofrenda a un poderío superior o tal vez, a una deidad.

¡En Valladolid, Yucatán, vive la experiencia Primer Plano Magazine!