Karina Aguilar Moguel.- En el estado sureño de Chiapas, se encuentra el bello y tímido poblado de Ixtapa, su pintoresco paisaje montañoso esconde cual tesoros, algunos lugares de majestuosa belleza natural y amplio atractivo turístico, entre ellos: Las Salinas, aguas termales del Carrizal, aguas termales en Francisco Romo Serrano, grutas en Santa Bárbara, Concepción y el Zapotillo, por mencionar a algunos.

Su ubicación al límite del Altiplano Central y de las Montañas del norte, le ha dotado de una orografía accidentada, digna de ser fotografiada con el sol naciente o al crepúsculo, permitiendo que la luz pinte dramáticas sombras en las superficies que se esconden entre una montaña y otra.

La conservación de sus paisajes de clima cálido subhúmedo con lluvias en verano, dotan a este lugar de las condiciones necesarias para albergar una basta cantidad de bosque con árboles de ceiba, roble, caoba, ciprés, entre otros, siendo de vital importancia para su diversidad faunística, por mencionar algunos como la nauyaca de frío, jabalí, murciélagos, venados, iguanas, tortugas y urracas copetonas.

Entre sus tantos ríos se encuentra el “Escopetazo”, que surca los suelos del “Cerro Bola”, ubicado en los alrededores de esta localidad, este río se abre paso entre las raíces de los árboles y el suelo pedregoso, hasta llegar a un cañón de paredes de roca de tipo caliza, el que tiene una longitud corta, aunque no por eso es menos sorprendente, en época de lluvias el agua inunda sus paredes y en tiempo de seca se puede descender con equipo especial para admirar su recorrido vertical.

El suelo de este cañón muestra coloraciones naranjas y verdosas, aunque en su mayoría los tonos son propios de la piedra caliza, su roca esculpida por el agua hizo de esta belleza natural una obra de arte que podrás disfrutar y querrás fotografiar centimetro a centimetro ya que a donde dirijas la mirada habrá una formación diferente que te sorprenderá.

Cuando el cañón no está inundado se puede caminar por él, saltando pequeños obstáculos o entre pequeños pasos de agua de sus múltiples piscinas, éstas, muestran coloridos tonos verdes y azules, seguramente se te antojará meterte a sus frías aguas y sentirte como nuevo.

Pero este sólo es el comienzo de un gran viaje, ya que el cañón es apenas la entrada a una aventura en cueva que dura alrededor de 12 horas, con ayuda de guías y equipo especializado de espeleología, será seguramente una travesía donde podrás saltar al agua de 2 a 8 metros de altura, hacer rapel, nadar y caminar, al final de la travesía por esta cueva cerrarás con broche de oro, ya que el río irrumpe en una triunfal caída de 25 metros conocida como Cascada “El Chorreadero”, ubicado entre la carretera libre de San Cristóbal de las Casas y Chiapa de Corzo, lugar en donde también podrás vivir una experiencia inolvidable, del tipo Primer Plano Magazine.

Si estás interesado en realizar este y otros recorridos, solicita información en la Agencia Viaje por Chiapas, al teléfono 961 611 4936 o a través de sus diversas redes sociales.