Son un pequeño grupo étnico indígena en el estado mexicano de Chiapas. Los mochós (Motozintlekisch mocho “no hay”), se ubican actualmente en Motozintla de Mendoza, en la Sierra Madre de Chiapas al suroeste del estado, limita al este con Guatemala.

La celebración más importante para el pueblo mochó es la fiesta de San Francisco en el cual las mujeres se atavían con atuendos similares a los de los antiguos.

Tanto los hombres como las mujeres utilizan un paliacate rojo que les cubre la cabeza. La fiesta se realiza en un espacio identificado como la Casa Mochó, también conocida como la casa de los priostes. La preparación de la fiesta comienza el 3 de octubre, cuando una persona del pueblo solicita el cargo de prioste para el siguiente año.

Esta persona es quien tiene la responsabilidad de suministrar todo lo que se requiera para la fiesta.

La coordinadora de cocina se ocupa de “darle el punto” al puzunque; es un polvo que lleva harina, cintul o san tule, pericón (“es lo que le da el aroma”), anís, pimienta, jengibre y chile

La fiesta congrega a mucha gente, las nuevas generaciones participan en ella, aunque no hablen la lengua. Las personas de la tercera edad son las que preparan y reparten la comida y la bebida tradicionales; ponen el altar el día 1 de octubre y, en la noche de ese mismo día, lo decoran y adornan toda la Casa Mochó.

También son las primeras en entrar al templo el día 2, cuando ofrendan las flores que estaban en el altar, y lo mismo ocurre el día 3, fecha en que llevan a ofrecer las ceras que también adornaban el ara. Las mujeres ocupan un lugar central en el baile. En pocas palabras, son el centro de la atención de la fiesta.

Los personajes que interpretan los danzantes son los caporales y los alguaciles, así como los toros, los perros y los changos, animales que, según se dice, estaban en la Hacienda de Motozintla. Estos danzantes se presentan los días 2 y 3 de octubre en la plaza de la iglesia de San Francisco, mientras se ofrendan las flores y los cirios, respectivamente.

Previamente al ofrecimiento de las flores, los danzantes llevan a cabo su representación en la Casa Mochó, al tiempo que se hacen los preparativos para ir al templo. Durante la fiesta, el único contacto que tienen los mochó con los ladinos es al salir a dejar las flores y las ceras a la iglesia.

————————————————————————————————————————
Como fotógrafa Motozintla busco dar a conocer Motozintla por diferentes lugares, no como un lugar común, si no como un lugar lleno cultura, tradición y magia, pocas personas del estado de Chiapas conoce la zona sierra, pero aquellos que se han atrevido a conocerla jamás se olvidan de ella, somos pocos los privilegiados, somos pocos los que estamos en contacto con nuestras raíces, pero luchemos para cultivar estos patrimonios. ¡abracemos nuestra cultura!