Lo que hace poco más de ocho años inició como una necesidad económica, ante el desempleo que vivía Fernando Karush Gordillo, se ha convertido hoy en uno de los atractivos artesanales, que ofrece el mirador de “Los Chiapa”, en el emblemático Cañón del Sumidero, de Chiapas.

Este peculiar artesano, platico que hace nueve años vivía una situación económica difícil al no tener empleo, ni forma de mantener a su familia, lo que lo orilló a iniciar con la recolección de semillas características de árboles endémicos chiapanecos, para buscarles forma, brindarles color y pequeñas aplicaciones con alambres, que dieron vida a los Karushitos.

Personajes como cocodrilos, Cochinillas, jaguares, lagartijas, entre otros, son los que llaman la atención de los visitantes a este parador turístico, quienes aprecian el valor, la labor y el empeño impuesto en cada pieza expuesta, con precios muy accesibles.

Hoy, a nueve años del inicio de estas creaciones, le ha permitido a Fernando Karush, no solamente dar estabilidad económica a su familia, sino también, regalar un pedacito de Chiapas, en cada una de las piezas que simbolizan la grandeza de este bello estado del sureste de México.

¡Vive la experiencia Primer Plano Magazine, con los Karushitos!