Hablar de Convivencia Infantil, es hablar de una serie de anécdotas, primordialmente llenas de alegría y buenos recuerdos; paseando por sus arbolados senderos, navegando en sus lanchitas que te transportan a la era prehistórica, entre otros atractivos que te abrazan desde hace poco menos de medio siglo.

En este tradicional centro recreativo ubicado en el lado oriente norte de la ciudad capital, Tuxtla Gutiérrez, al que más de 3 generaciones de tuxtlecos han visitado, destaca un lugar que tiene 50 años de refrescar y deleitar los paladares de los visitantes, “Raspados Doña Güera”.

Su propietaria, Graciela Ventosa González, vendedora de raspados desde hace medio siglo, conocida de antaño como “Doña Güera”, describe su tradicional negocio, como una oportunidad única para servir un producto sencillo, pero único.

¿Por qué? Simple, debido a la exclusividad de sus sabores, su inigualable calidad en las materias primas, pero sobre todo, la sustancia secreta que le ha permitido durar tantos años, el amor puesto en cada vaso de raspado, que ha pasado como un producto de preferencia por más de tres generaciones de novios, familias, niños, turistas nacionales y extranjeros.

Sus sabores van, desde la grosella, tamarindo, limón, chamoy, guanábana, entre otros más de 20 sabores, pero el producto premium, desde hace 50 años, es el de vainilla o crema con trozos de plátano, que transporta al contacto con el paladar, a un espacio con sabor a hogar.

Doña Güera, asegura, que todos aquellos que han probado sus raspados la recuerdan y en la primer oportunidad que tienen, regresan por otro.

Pese a las miles de peripecias que ha vivido ella y su familia, a lo largo de todos estos años, la satisfacción de ser una referencia en este tradicional parque tuxtleco, es indescriptible, lo que le ha permitido no solamente ser una comerciante líder en su ramo, sino también, sacar adelante a sus hijos, uno de los mayores logros de su vida entera.

Para complementar tu visita, puedes llegar a este oasis de sabor, por la quinta norte y quinta oriente de Tuxtla, ingresando por el antiguo puentón “Madariaga”, llamado así en memoria de don Pedro José Madariaga.

Lo primero que vas a poder encontrar, es la Calzada de los Hombres ilustres de la Revolución Mexicana, construida sobre la vieja carretera del “mangal”, el Jardín Botánico “Dr. Faustino Miranda”, el Museo de Historia Natural, el Museo Regional de Chiapas y el Teatro dela Ciudad “Emilio Rabasa” y al fondo, la entrada a Convivencia Infantil.

Cabe señalar, que antes de ser este pintoresco parque, éste espacio, lo ocupaba el antiguo zoológico de Tuxtla Gutiérrez, desaparecido cuando se construyó el nuevo Zoológico Miguel Álvarez del Toro.

En tu próxima visita al parque Convivencia Infantil, o a la ciudad capital de Chiapas, te invitamos a probar estos deliciosos raspados de “Doña Güera” y ¡Vivas la experiencia Primer Plano Magazine!