La Chuntá, qué en el vocablo antiguo chiapaneca tiene como significado en español “criada”, eran las personas empleadas por los adinerados.

La Chuntá, tiene una participación muy particular y especial en la celebración de la fiesta grande de enero, en Chiapa de Corzo, pues prácticamente son estos personajes, quienes inician las festividades danzando el 8 de enero.

Las Chuntá, que salen a bailar por las principales calles de este municipio del sureste mexicano, visitan las casas de los priostes, qué son las personas que tienen a su cargo las imágenes de los santos a los que se festeja durante estas fiestas, como son San Sebastián y San Antonio Abad.

Estos personajes, son en su mayoría hombres vestidos de mujer, con ropas típicas de los lugareños, quienes portan trenzas adornadas en su cabeza, accesorios propios de las mujeres, así como un canasto sobre su cabeza con banderillas o frutos, que simbolizan la abundancia y la bienaventuranza, de las dádivas hechas por la señora María de Angulo hacia el pueblo pobre y necesitado de Chiapa de Corzo de aquellos tiempos de la conquista.

De acuerdo a versiones que se contraponen unas con otras, a lo largo de los años, se sabe que el sentido que tiene este personaje en la fiesta de enero de Chiapa de Corzo, radica en qué la señora María de Angulo en su pago por la curación hecha a su menor hijo, que fue sanado por un curandero de Chiapa de Corzo, ordenó a sus Chuntá a repartir alimentos y bebidas a todo el pueblo Pobre.

Pero los hombres bajo los influjos del alcohol, comenzaban a alterarse y faltar al respeto a las mujeres, motivo por el que los esposos, buscaron tomar ese lugar vistiéndose de mujer y ejerciendo esta actividad encomendada a las mujeres.

Por el contrario, otra de las versiones apunta a que en el tiempo de la conquista, los españoles dividieron a las familias, entre hombres y mujeres para labores específicas de cada género motivo, por lo que solamente eran las mujeres las que tenían la libertad de transitar libremente por el pueblo, motivo por el que los hombres para ver a sus esposas, novias, hijas o madres, buscaban la forma de vestirse con ropa de mujer, para poder acercarse al lugar en las que las mantenían resguardadas.

Pese a no haber una historia fehaciente y sustentada, de la existencia de este personaje en la fiesta emblemática de Chiapa de Corzo, lo cierto es, que se ha convertido con el paso de los años, en un emblema para propios y extraños de este municipio, pues de diferentes partes del estado e incluso del país, arriban cada 8 de enero a este municipio, para participar en estas festividades.

Poco a poco, se han esparcido y han permitido la influencia de otras culturas de Chiapas, como lo es la vestimenta Zoque, que hoy en día se manifiesta y prolifera en este baile de la festividad de los chiapanecas.

Primer plano magazine te invita a que conozcas, a través de nuestras páginas, a este personaje de la fiesta grande de enero y vivas la experiencia que seguramente será inolvidable.