Juan Darío Padilla (Jvan Padilla). Artista Visual.

La elaboración de prendas textiles en el telar de cintura es una de las actividades cotidianas de mayor relevancia que realizan las mujeres indígenas del grupo tsotsil del municipio de Venustiano Carranza, Chiapas.

El amtel jolovil/trabajo del tejido se estudia y aprende al interior de las casas. Las madres de familia son las maestras ideales en la enseñanza, traspasando a sus hijas todos los conocimientos que le serán utiles para poder “estar” y “permanecer” en la vida.

“Lo que es mi trabajo es tu trabajo también” afirman algunas mamás y de este modo se establece un pensamiento generacional en la transmisión de los saberes del hogar.

Se cree en la transmisión de la práctica del telar de cintura como algo altamente ineludible y una tarea que en el futuro podrá solventar gastos económicos familiares.

El proceso de elaboración de una pieza textil en telar de cintura esta compuesta por diversos momentos y el tiempo para su realización oscila de los 15 días a los tres o cuatro meses o hasta un año dependiendo de su aspecto y complejidad en los dibujos (brocado) y del tiempo que se le dedique al día.

Se utilza el brocado como técnica decorativa, el cual manifiesta una rica iconografía que consiste en abstracciones de elementos cotidianos.

Destacan la fauna doméstica como perros, pollos y otras aves. figuras de gran importancia como la milpa y los primeros hombres, estos de cualidades históricas o miticas y otros que evocan formas mucho más abstractas y elementales como los rombos o “bolitas” (podría entenderse más bien como un elemento esférico, más que un rombo) asociados a modelos astronómicos como la luna o las estrellas.

El tejido que se realiza en esta comunidad es característico por sus fibras blandas, que con anterioridad era elaborado con algodón blanco (Gossypium.) fibra celulósica de origen vegetal de características suave y corta, la cual era hilada a mano utilizando malacates muy livianos y de peñas dimensiones, que a su vez podría ser teñida con índigo obteniendo distintos valores tonales en azul. En la actualidad las mujeres han abandonado el proceso del hilado a mano y han dado paso al empleo de algodón y otras fibras de hiladura industrial con una diversidad muy amplia en colores y densidades.

La técnica empleada es la de tafetán con sus variaciones en taletón y esterilla, esta se caracteriza por ser un tejido sencillo, el más simple dentro de la escala de complejidad en el rango de otras técnicas empleadas para el tejido en telar de cintura.

La cualidad más importante y que evidencia la habilidad y elegancia de estos textiles: es su finura distinguida en finas transparencias debido a su baja densidad, similar a la gasa, por el empleo de hilos muy delgados y de urdimbres espaciadas, haciendo del tejido de Venustiano Carranza uno de los más representativos del Estado de Chiapas y el más singular del área MayaVestir.

Así las mujeres totikes construyen un tejido social que se hace manifiesto en la tipología de sus prendas, siendo las de uso ceremonial las que solidifican la identidad de un grupo social como distinto a los demás, el vestido como un código para “ser” ante el mundo, ser indígena, ser totik, el traje no solo como ornamento, también como forma de vida y de pensamiento que se vuelve color y afecto entre hilos.

Tejido, prenda textil que se incrusta en la piel para atrapar el ch’ulel (alma) del humano, para tener vida propia. Volviendosé la ropa; un ser vivo creado por el humano para abrazar al humano.